CARGANDO

Teclea tu búsqueda

15 PLATOS MEMORABLES DE MI ÚLTIMO VIAJE POR EL SUDESTE DE ASIA 2019 (y los lugares donde comerlo)

Compartir

Siempre que termino un viaje largo hago un resumen de lo que más me ha gustado de todo lo que he comido. La ruta que acabo de terminar por el Sudeste de Asia, de febrero a abril, ha sido un tanto atípica. Mi objetivo era hacer fotos para el libro de cocina que saldrá a mediados de noviembre, así que no visité lugares nuevos, sino que fui a tiro fijo a donde sabía que podría encontrar las recetas y las fotos que necesitaba. Es decir, que no fue demasiado excitante en cuanto a explorar y conocer cosas diferentes.

Pero si lo fue en el tema gastronómico. Puedo decir que he comido como los ángeles, mejor que en ningún viaje. También que he salido de mi zona de confort, y que me he atrevido a comer un montón de cosas nuevas y extrañas para mí.

La cocina tailandesa no deja de sorprenderme y de enamorarme. Cada vez la encuentro más compleja y rica. En este viaje he comido muchos platos del norte del país, y, también, muchos musulmanes. Sigo flipando con la cocina thai.

En Malasia me centré en Penang y, de nuevo, constato que es la ciudad donde mejor se come de Asia. La cantidad y calidad de lo que allí se puede comer es extraordinario. Un paraíso.

En Vietnam mis sentimientos han sido contradictorios. En Hanoi he comido bien, pero sin más. Lo que me ha encantado ha sido la cocina de Hue, que me ha parecido compleja, rica y muy variada. Para mi mucho mejor que la del norte.

Camboya en su linea. Cocina pobretona y rica. Pero esta vez me he arriesgado, y he encontrado algunos lugares que me han encantado.

Que conste que la lista no va de mejor a peor. Es perfectamente intercambiable. And the winner is…

En Tailandia;

1- Kum Ob Woon Sen- Se trata de un guiso en cazuela de noodles de celofán con gambones. Un plato que me encanta y que trato de comer siempre que estoy en Tailandia. Lo diferente es que esta vez encontré un lugar maravilloso, llamado Somsak, con un cocinero que pone todo su amor en cada plato que prepara y que ha sido reconocido por la guía Michelín. Se sirve con una salsa picante y dulzona de chiles verdes llamada nam jim seafood. Lo puedes encontrar en Somsak Boon Op, en Thanon Charoen Rat Soi 1, Khlong San. La estación de metro más cercana es Wongwian Yai.

2- Los curries de Jake Puey. Esto es la ostia. Este humilde puesto callejero en el Chinatown de Bangkok nunca me decepciona. Abre solo por la tarde, y ofrece media docena de curries caseros que son de una calidad mucho mayor que la media. Por eso el puesto está siempre lleno. Si solo pudiera comer uno de sus curries me quedaría con el de carne de cangrejo salteada con curry rojo, orejas de madera y berenjenas enanas. Es espectacular, picante y tan sabroso que me podría comer 4 platos. Puedes encontrar el puesto en Chinatown, en la esquina de Charoen Krung con Thanon Mangkon. Solo abre desde las 4 pm.

3- La sopa ácida de rabo de buey- Muy cerca del infame Khao San Road existe un pequeño local de comida musulmana sureña. Tiene pocos platos, pero muy ricos, y lleva dando de comer más de 50 años a una parroquia fiel. Su curry amarillo de ternera sobre noodles me encanta. Pero el plato que más me sorprendió fue la sopa ácida de rabo de buey. Es una receta que hunde sus raíces en la cocina musulmana de Malasia. La sopa está buenísima, es especiada, poco picante, con la carne (cosa rara) muy tierna, y muy ácida por la lima. El restaurante se llama Areesaa Lote Dee, y está en el 178 de Thanon Tanee, casi en la esquina con Thanon Rambuttri. Cuidado porque la salida a la calle es minúscula y puedes no encontrarlo.

4- Pla Ra Pik- En un callejón a espaldas de Yaowrat, la calle principal de Chinatown en Bangkok, hay un modesto puesto de curry y arroz. Lo regenta una madre con su hijo desde hace más de 15 años. La mujer cocina curries al estilo chino, es decir más suaves y menos picantes que los tailandeses, y además siempre ofrece 2 o 3 guisos caseros. 1 día a la semana tiene “pla ra pik”, un plato que me encanta. Se trata de un pescado, normalmente una caballa pequeña, frita y cubierta por una salsa espesa muy similar a la de guindilla dulce. Es muy picante, llena de chiles ojo de pájaro, y a la vez es dulzona y ácida por el tamarindo y el azúcar de palma, y es perfecta con una caballa grasa y crujiente. Lo comí una mañana y sudé sin parar de comer y maldecir al mismo tiempo. El puesto está cada mañana en la esquina de Thanon Yaowaphanit con Thanon Pat Sai.

En Penang

5- Curry de chipirones de Nasi Kandar- En Penang un nasi kandar es un restaurante de cocina musulmana sur india. Siempre ofrecen panes, arroces y al menos una docena de curries muy especiados, poco picantes y bien cremosos. Existe un modesto comedor llamado Maj que es la niña de mis ojos. Es pequeño y barato, pero sirve algunos de los curries mejor cocinados de Malasia, y sus chapattis están fuera de este mundo. Pero este año comí en otro Nasi Kandar que es el archifamoso Line CLear. Su curry de chipirones es excelente. Se encuentra junto al 177 de Jalan Penang y abre 24 horas. Eso si, os recomiendo ir pronto o a deshora, porque se peta.

 6- Hong Kong Chee Cheong Fun- Al lado del Mercado de Chowrasta hay un pequeño patio con puestos que sirven desayunos y que revienta de gente cada mañana. Suelen preparar platos de noodles y bebidas, aunque mi favorito es un muchacho que solo prepara un tipo de dim sum llamado chee cheong fun. Se trata de un creppe finísimo de harina de arroz al vapor relleno de gambas y cerdo char siu. Se sirve con una salsa suave de soja y vinagre con mucha cebolla frita y sambal picante. Es ligero, delicioso y muy adictivo. Además es muy barato. Está en Jalan Chowrasta.

7- Kankung Blachan con langostinos- Si coméis en Penang el restaurante Teksen es un valor seguro. Lleva abierto desde los años 60, ofreciendo comida del sur de china con influencias malayas. Todo lo que he probado está delicioso, pero en este viaje me pegué un banquete excesivo. Pedí un guiso de codillo de cerdo que me gustó mucho. Pero el ganador fue un salteado de espinacas de agua con blachan, pasta de gambas, y langostinos. Espectacular. En el 18 de Lebuh Carnavon. Eso si, llega pronto o tendrás que esperar.

8- Curry de codorniz con roti jala- En la esquina entre Lebuh Queen y Market Street hay un puesto de comida musulmana que se instala cada tarde. Ofrece al menos media docena de curries ricos, especiados y consistentes, pero mi favorito es el de codorniz. Está muy bueno. Te recomiendo que lo acompañes con algún guiso vegetal y con roti jala, un tipo de pan “enrejado” malayo. El puesto está frente al puesto de samosas y una peluquería india.

En Vietnam9- Troi Tau- Ya sabéis que soy poco de postres, pero hago una excepción con este. Se trata de dos bolas tiernas de harina de arroz hervidas en un caldo dulce y tibio de jengibre con cacahuetes tostados por encima. Las pelotas tienen 2 rellenos, una con maíz dulce y la otra con coco rallado y sésamo negro molido. No se si suena bien, pero es una delicia. Es un pequeño local en el 89 de Hang Bac. Fijaos porque hay dos tiendas de dulces una junta a la otra. La que os digo es la de la derecha según las miráis.

10- Cangrejo al tamarindo- Cerca de Hue se encuentra la playa de Thuan An. Es muy poco turística y, por eso, un poco sucia y desastrada. Pero también es bonita y llena de vida local. Lo que más me gustó fueron el par de restaurantes de marisco que están pegados a la arena, y tienen media docena de piscinas llenas de animales vivos que los marineros descargan directamente de sus barcas. La gente elige el producto que quiere y la manera en que desea que se lo cocinen. El cangrejo salteado con tamarindo que me comí no podía estar más fresco ni más rico. Fue un momento épico, y un lugar para volver y pasarse 1 semana entera probando toda la carta. Glorioso.

11- Los dumplings de Hue- Pienso dedicar un post completo a estos dumplings típicos de la ciudad de Hue. Existen 4 tipos, pero todos giran sobre ingredientes similares; harina de arroz y gambas secas o frescas, hervidos al vapor o en hoja de plátano y con diferentes acompañamientos crujientes. Son un poco raros, gelatinosos, y muy diferentes de la idea que tenemos de los dumplings chinos. Pero están deliciosos, y lo bueno es la gente acude a puestos callejeros especializados a darse un atracón de dumplings por 4 reales. Hay muchos lugares para comerlos, pero no los busques en la zona sur de la ciudad, la de los turistas.

12- Bun Cha- Si queréis arriesgar poco y comer algo delicioso en Hanoi pedid un bun cha. Es su plato más icónico y, para mí, el más rico. Se trata de un plato de noodles tibios con carnes a la brasa, encurtidos y una salsa suave. Esta vez probé uno glorioso en Bun Cha Dac Kim, en el número 1 de Hang Manh, en el viejo Hanoi. Las carnes tenían un sabor a brasa delicioso y sin duda ha sido de lo mejor que he comido en Vietnam en años.

13- Banh Cuon- Se trata de unos creppes finísimos de harina de arroz, rellenos de carne picada con setas y orejas de madera. Se sirven con mucha cebolla frita y salsa nuoc cham. En Hang Dieu 49, en Hanoi, existe un puesto regentado por una madre y su hija que solo cocina banh cuon. Están tan buenos que trabajan apenas 4 o 5 horas por la mañana, hasta que se les acaba el producto de tanta gente como les visita.

En Camboya

14- Los Num Pang de Mai- El mejor banh mi que he comido nunca lo encontré en Camboya, y no en Vientam. Los camboyanos lo llaman num pang, y lo rellenan de un modo tan bizarro como sus vecinos. Junto a la puerta norte del Psar Tmei, el mercado central de Phnom Penh, se sitúa cada tarde una mujer llamada Mai. Solo vende bocadillos, pero os puedo asegurar que son los mejores de todo el Sudeste de Asia. Los rellena con más de 10 ingredientes, entre otros albóndigas, paté, encurtido casero de papaya y chile, cilantro y, su secreto, un poco de salsa de sardinas en tomate. Son brutales. Buscad a Mai sentada en el suelo y siempre rodeada de clientes fieles.

15- Khor Ko- El 126 es un restaurante situado en la esquina de la calle 136 con la 13 en Phnom Penh, y os aseguro que es el mejor lugar para desayunar de toda la capital. Siempre está a reventar de camboyanos desde las 6 de la mañana, y es que todo lo que sirven es riquísimo; noodles, pescado al caramelo, bocatas, sopas… Pero para mí lo mejor es un guiso de ternera llamado Khor Ko, a medio camino entre el bo kho vietnamita y un curry massaman tailandés. Es especiado, cremoso, muy tierno, y servido con una barra de pan crujiente, cebolla cruda y muchas guindillas verdes encurtidas. Un paraíso mañanero.

Tags:

Quizá te guste también

Cuéntame

Your email address will not be published. Required fields are marked *