CARGANDO

Teclea tu búsqueda

Gurú Masala

Alardeando con el cuchillo chino en la cocina de Kitchen154, el restaurante que tengo con mis socios en el Mercado Municipal de Vallehermoso en Madrid
Soy caminador y buscador culinario.

En la universidad estudié algo tan útil como Historia Medieval, pero siempre tuve claro que mi pasión era viajar.

En 2003 cogí la mochila y me marché a Sri Lanka. Me gustó tanto la isla que me quedé 2 años. Allí me enamoré de la cocina asiática. Desde entonces no he parado de recorrer Asia pateando sus mercados, buscando recetas y comiendo cosas inverosímiles.

Me apasiona el olor de las especias, los curries ardientes y los ingredientes raros. He aprendido en cien cocinas desde Khatmandú a Bangkok, y de Hanoi a Rangún, de manera que ahora mis dedos huelen a comino y están siempre teñidos de amarillo cúrcuma.

En 2005 comencé a trabajar como guía de trekking para la agencia Ambar Viajes, en lugares como Kirguizstán, Vietnam, India, Indonesia, Nepal, Camboya, Irán o Costa Rica.

En 2008 comencé a escribir un blog “de culto y no-éxito” “Cuadernos de Cocina Oriental”, una referencia para “frikis” sobre viajes y cocina asiática. También he colaborado en diversas revistas: Viajes al Pasado, Lonely Planet Magazine, Cocinatis

Una cosa llevó a la otra, y en 2010 comencé a dar clases de cocina asiática en unas cuantas escuelas de toda España (Alambique, Cayena, Treetops, Apetitoh…). Y ahí sigo, enseñando cada año a unos cientos de alumnos…

En 2014 se gestó el proyecto gastronómico Kitchen 154 con mis socios Txitxo, Cris y Jose. Hoy tenemos en Madrid 2 restaurantes (Kitchen 154 Vallehermoso y 154 Ruiz) y, la verdad, nos va bastante bien. También he realizado labores de consultoría gastronómica, por ejemplo para la empresa Sushita SL o La Quinta del Jarama.

En 2018 y en colaboración con la ong Ayuda Directa Himalaya publiqué el libro “Mittoh Chá. Comiendo en Nepal”. En la actualidad estoy preparando un libro de recetas del Sudeste de Asia con la editorial Grijalbo.

En mis ratos libres me gusta la montaña, los garitos sórdidos y viajar sin parar por el mundo. En resumen, ponerle un poco de poesía a la vida.

That’s me.