CARGANDO

Teclea tu búsqueda

Tags: ,

LOS 7 ERRORES QUE PUEDEN ARRUINAR UN CURRY INDIO

Compartir

Fotos; Fijaos en las 3 fotos. Los colores tan intensos y las distintas densidades. Pues esa debe ser vuestro «curry dream«. A tope!

Hola a tod@s,

Después del post de lunes donde os contaba los pasos para hacer un curry perfecto, hoy os vengo a explicar los 7 errores más habituales que se cometen al cocinarlos. Y mis consejo para solucionarlos.

Lo primero que os diría es que si cocináis algún desastre no os pongáis nerviosos. No pasa nada. Cada uno de los errores que os cuento a continuación los he cometido yo 2 mil veces. Al final, como de esta pandemia, de todo se sale.

Aquí estoy para guiaros y que las cosas vayan rodadas y vuestro próximo curry sea mejor que en el Dishoom.

Vamos al turrón. Estos son los errores 7 más comunes al hacer un curry indio;

1- Mi curry amarga. Este es el error más común de los principiantes. Casi siempre proviene de haber quemado las especias. Entonces cuidado máximo cuando añadamos las especias a la sartén, o molidas o en grano. Pero sobretodo cuidado con la primeras que son más delicadas. También puede ser que hayas quemado la cebolla o los ajos. Lo mismo, ojo con esto.

El consejo; ¿Como evito que se quemen? Pues hay 3 maneras; 1. Fuego muy suave al añadir especias. 2. Aceite suficiente. 3. Y más importante, ten siempre líquido a mano para ir “refrescando” las especias. Añade algo de agua a cucharadas, muy poco a poco, y sigue cocinándolas, permitiendo que el aceite vaya subiendo a la superficie. Puedes usar agua, líquido de tomates, leche de coco poco espesa, caldo…

En el caso de que no te sientas seguro lo mejor es que añadas los tomates al sofrito, y, después, las especias. De esta manera no se quemaran.

2- Mi curry no sabe como en un restaurante. Posiblemente esto sea debido a; 1. No has seguido el orden lógico de cocinado. 2. No tiene suficientes especias. Estamos acostumbrados a ver a nuestros “Arguiñanos” diciendo “no pongas más que una puntita de curry, que es muy fuerte”. Pues no, el secreto de un curry perfecto es añadir una buena cantidad de especias. No tengas miedo. Si son dos cucharadas colmadas, son dos cucharadas colmadas.

El consejo; 1. Se generoso con las especias. 2. Da vida al curry haciendo una “tarka”, es decir un sofrito que se añade al final de la cocción. Ya os conté como se prepara en el anterior post. 3. Sazona con equilibrio y termina el curry. No solo de sal vive el curry. También azúcar, lima, yogurt, cilantro…

3- Mi curry sabe a crudo. Esto puede pasar por 2 razones; 1. No has cocinado adecuadamente el sofrito; la cebolla, los ajos y el jengibre están crudos. 2. Has tirado las especias a la olla muy tarde o sin freírlas bien. Esto en cocina india se llama “kacha”.

El consejo; Solo hay uno; Nunca tengas prisa al hacer un curry. Se trata de un guiso y, por tanto, necesita tiempo. Fríe bien el sofrito, hasta que la cebolla esté tostada y el ajo y el jengibre huelan a cocinado. Sofríe las especias. Permite que el conjunto se guise el tiempo necesario. Es básico que el aceite haya “subido a la superficie”.

4- Mi curry está “deslavazado. Partamos de la base de que un curry no tiene porque ser denso. Es más, muchos, tailandeses, surindios o srilankeses, son más una sopa que un guiso. Pero que sean líquidos no significan curries acuosos o sin trabar. Es un problema de poca cocción o de mala elección de los ingredientes.

El consejo; Lo indios no ligan sus curries con maicena como hacen los chinos. Así que la cremosidad se la aportan; 1. Un sofrito espeso con bastante cebolla (eso si, en dados pequeños. No nos valen trozos grandes). 2. Yogurth o leche de coco. 3. Tomates y/o pasta de tomate. 4. Una pasta de almendras o anacardos. 5. Una cocción prolongada que reduzca líquidos.

5- Mi curry es un engrudo. ¿Curries espesos donde se puede clavar una cuchara? Un problema que pasa muy a menudo. Al menos eso me parece cuando veo a nuestros “youtubers” patrios. Un curry muy espeso significa un guiso muy pesado, y, en cuanto enfríe, incomestible. El problema radica en usar leche de coco sin diluir. En toda Asia la leche de coco que se emplea para cocer es muy poco cremosa, casi agua de color blanquecino. La crema solo se usa al final, y en muy poca cantidad, para darle sabor al plato.

El consejo; Siempre mezcla 1 parte de leche de coco de bote con 2 partes de agua o caldo. Básico. Si quieres que el curry sepa más a leche de coco añade al final un par de cucharadas de crema de coco.

6- Mi curry está descolorido. Si, a veces ocurre. Mientras los curries cocinados en India tienen colores intensos y vibrantes, los que vemos en nuestros programas de Tv tienen, siempre, un color lechoso, típico de la comida de hospital. Hay 3 razones para esto; 1. Falta de especias y polvo de chile. 2. Toneladas de leche de coco. 3. Cebollas sin dorar.

El consejo; Está claro, no. Más especias, menos leche de coco, cebollas bien tostadas. Ah, y el truco mágico; polvo de chile khasmiri, que pica poco, pero tiene un color profundo y muy bonito. Si no, puedes usar pimentón para dar color.

7- Mi curry está arenoso. Pues mal. Eso significa que has molido muy mal las especias. Ya sea por prisa o por descuido el caso es que las has dejado como si fueran la arena de un parque de niños. Y eso lo vas a masticar luego.

El consejo; Obvio, dedica tiempo y muele bien las especias. Hasta que sean como la harina. Si quieres puedes tamizar el polvo con un colador fino y volver a moler lo más grueso.

Con todo esto claro pasamos al próximo post; la receta de un curry indio perfecto.

Tags:

Quizá te guste también

Cuéntame

Your email address will not be published. Required fields are marked *