CARGANDO

Teclea tu búsqueda

Tags:

POLLO TANDOORI CASERO

Compartir

La primera vez que fui a la India fue en abril de 2004. Volé desde mi querida Sri Lanka hasta Nueva Delhi. Recuerdo la salida del aeropuerto, un viejo “ambassador” corriendo por la penumbra de unas calles polvorientas y llenas de suciedad, y la adrenalina de la primera vez en el país.

Comida callejera en Delhi. Ñam!

De Delhi fui al estado de Himachal Pradesh, al Himalaya indio. En Simla, la antigua capital de verano del “Raj”. Me alojé en un viejo hotel de madera, que parecía sacado de un cuento de Kipling. Allí comí mi primera comida india; pollo tandoori. Una deliciosa ave especiada y tierna, rojiza y picante, asada en un tradicional horno “tandoor”.

El “tandoor” es un horno cilíndrico de barro calentado por carbón vegetal. Es muy popular en todas las cocinas del norte de la India, especialmente en el Punjab. Se emplea para asar carnes o pescados pinchados en largas varas metálicas, o para cocer panes, como el naan, que se “pegan” a las paredes. El interior del horno puede alcanzar más de 450º centígrados, con lo que los alimentos se cocinan de manera muy rápida, manteniendo el interior jugoso. En nuestras casas es difícil alcanzar una temperatura parecido con nuestros hornos, pero al menos podemos replicar la manera de sazonar esos platos.

El secreto de cualquier plato “tandoori” consiste en marinar los alimentos el mayor tiempo posible en una mezcla de especias y yoghurt. De este modo lograremos que la carne adquiera un sabor delicioso y que se vuelva mucho más tierna. En realidad se preparan dos marinadas. Una breve con ajo-jengibre y lima, y la segunda con todas las especias mezcladas en yogurth. En la mayoría de restaurantes el pollo llega a la mesa con un horrible color rojo falso. Colorante. Yo no lo pongo, pero uso pimentón dulce para darle un toque rojizo. En realidad, en los viejos tiempos, ese color se conseguía poniendo cantidades generosas de polvo de chile.

Es importante que retires la piel del pollo. En todos los países asiáticos lo hacen, porque consideran que allí esta toda la grasa del animal y que es la parte más sucia.

Lo puedes acompañar con algún tipo de pan indio, y rodajas de tomate y cebolla roja crudas.

¡Qué aproveche!

Ingredientes:

4 contramuslos de pollo o 2 cuartos de pollo sin piel

1ª Marinada,

Sal
Pimienta molida
1/2 cucharadita colmada de garam masala
1 cucharadita de pimentón dulce
1/4 cucharadita de pasta de ajo-jengibre por contramuslo
Zumo de lima

2ª Marinada,

5-6 cucharadas de yoghurt espeso natural, tipo griego
1/2 cucharadita de chile en polvo
1 cucharadita de garam masala
1/4 cucharadita de cúrcuma
1 cucharadita de pimentón dulce
1 cucharadita de coriandro molido
1 cucharadita de comino molido
2 cucharaditas de pasta de ajo-jengibre
4 cucharaditas de lima
1 cucharadita de aceite de mostaza o girasol
1/2 cucharadita de sal

Para servir,

Ghee o mantequilla
Chaat Masala
Lima
Sal maldon
Tomate
Cebolla roja
Cilantro fresco

Preparación:

Quitar la piel al pollo, y hacerle incisiones alargadas sin llegar al hueso. Salpimentar y frotar bien con el pimentón, el garam masala y la pasta de ajo-jengibre, sazonando bien el interior de los cortes. Rociar con zumo de lima. Mantener 15 o 20 minutos.

Preparar la 2ª marinada mezclando todos los ingredientes y sumergir los trozos de pollo hasta que queden bien cubiertos. Dejar reposar al menos 2 horas o mejor toda la noche.

Precalentar el horno a 240º, introducir el pollo en una rejilla de horno y dejar unos 15 minutos. Pintar con un poco de ghee y mantener con el grill puesto durante 8 minutos hasta que esté bien tostado.

Retirar y pintar si se quiere con más ghee, espolvorear con chaat masala, sal maldon y rociar con zumo de lima.

Servir con gajos de lima, tomate y cebolla roja en rodajas y hojas de cilantro por encima. Ah, y no olvidéis un par de tortas de naan y una cerveza fríííííííía.

Tags:
Artículo anterior
Próximo artículo

Cuéntame

Your email address will not be published. Required fields are marked *