CARGANDO

Teclea tu búsqueda

KADALLA DEVILLED o los garbanzos ardientes del Lion Pub

Compartir

Era sórdido, oscuro y lleno de borrachos. Se llamaba The Lion Pub, y estaba en Nuwara Eliya, en las montañas cubiertas de té y niebla de Sri Lanka. Era 2003 y la guerra que asolaba la isla caminaba imparable hacía su vigésimo aniversario.

Yo lo conocí por casualidad. Por ese olfato que siempre he tenido para los garitos cutres y los lugares donde se puede beber barato y junto a compañías dudosas. No se la razón, quizá por la guerra, pero el caso es que en el pueblo había muchos borrachos, muchos más que la media de cualquier ciudad srilankesa, que deambulaban sin rumbo fijo buscando tugurios donde ponerse ciegos.

A diferencia de los otros bares de la calle principal, poco más que bodegas a pie de calle, el Lion tenía su personalidad. Incluso diría que poseía una cierta elegancia. Mesas de madera gruesas, semipenumbra, cervezas Lion de barril y una carta con tapas interesantes para acompañar la cogorza.

Me convertí en un asiduo del Lion cada vez que pasaba por las montañas. Y también lo fueron los clientes de los grupos de Ambar con los que recorrí muchas veces la isla. Convertí en tradición llevarlos allí, beber muchas birras, comer aperitivos y terminar como los Grecas cantando alguna de Nino Bravo.

De repente, en 2006, el Lion cerró sus puertas. Lo hizo como lo hacen todos los buenos bares: sin avisar y dejando un vacío y una legión de “viudos” desconsolados. Los años pasaron, la guerra terminó y yo volví a recorrer la isla solo o en compañía de otros.

Hasta que en 2011 se produjo el milagro: el Lion Pub reabrió sus puertas. Lo hizo en otro edificio, más grande y de una manera más aseada y limpia. Lo curioso del asunto fue que recuperó la mayoría de los trastos del antiguo; las mesas macizas, la carta de tapas grasientas, las cervezas de barril, algunos de los antiguos parroquianos e, incluso, el mismo ambiente divertido. Así que yo volví a frecuentarlo todo lo a menudo que mis pasos me llevaban a Nuwara Eliya.

Foto; Ambiente selecto.

Como digo la carta era sencilla pero rica. Básicamente plato para acompañar cantidades industriales de cerveza. Mis preferidos: el pollo frito con guindillas y los garbanzos “devilled”.

“Devilled” es un término culinario empleado durante la época del Imperio Británico para designar cualquier plato cocinado con muchas guindillas. Tras la independencia la palabra permaneció en Sri Lanka, pero, además del antiguo significado, paso a nombrar a un tipo de recetas cocinadas al estilo “chino”, en wok, con soja, ketchup y mucho chile.

Los garbanzos “devilled” que sirven en el Lion Pub se encuentran entre ambos modos de cocinado; sin salsas chinas, pero preparados en wok de manera rápida y llena de picante. Son un aperitivo perfecto para acompañar unos tragos, o para aprovechar los restos del cocido de la semana. Hoy ,en primicia, os regalo la receta tal como la preparan en los fogones del mejor garito de Sri Lanka.

Para un aperitivo con un par de cervezas,

Ingredientes;

150 gr. de garbanzos pedrosillanos cocidos (mejor si te han sobrado de preparar el cocido que de lata. Pero vamos, da lo mismito)
1 y 1/2 cucharadas de aceite
1 cucharadita de comino en grano (unos 3-4 gr.)
40 gr. de cebolla roja en juliana muy fina
1 cucharadita de copos de chiles ( si no tienes pon 1 o 2 cayenas, o pimentón picante)
1 pizca de pimentón picante o dulce
Sal
Pimienta negra molida
Cilantro fresco picado
1/2 lima

Preparación;

Escurre bien los garbanzos si tuvieran agua o caldo.

Pon un wok o sartén al fuego y calienta el aceite. Añade los cominos y deja que crepiten sin quemarse.

Introduce la cebolla y fríe hasta que esté bien dorada.

Añade los copos de chile y permite que el aceite se tiña de rojo. En ese momento adentro con los garbanzos. Sube el fuego y refríe mezclando bien.

Salpimienta y pon el pimentón. Si quedara muy seco añade alguna cucharada de agua, pero ten en cuenta que no es un plato con mucho líquido.

Justo antes de apagar el fuego echa el cilantro y exprime la lima.

Retira y come con unos picos y unas cervezas heladas.

Tags:

Quizá te guste también

Cuéntame

Your email address will not be published. Required fields are marked *